La ruta del Cares

La “Garganta Divina” que nace en Valdeón

Estás aquí: Inicio / ¡Disfrútalo! / La Ruta del Cares

La senda del río Cares

El río Cares es uno de los símbolos de la bravura de estas tierras. Su profundo e impresionante cauce se abre paso desde Valdeón entre las poderosas e inmensas moles calizas de los Macizos Central y Occidental de los Picos de Europa, dejando entre sus altas montañas un enorme pero estrecho tajo conocido como el “Desfiladero del Cares” o “Garganta Divina”, que llega a superar los 2000 metros de desnivel entre su cauce y las cumbres más altas de los Picos de Europa. Bajo esos pétreos farayones y sobre el río una a senda tallada en la roca recorre toda la garganta del Cares, constituyendo una de las rutas de senderismo más clásicas de la península ibérica.

La ruta del Cares

La conocida ruta del Cares atraviesa en su recorrido uno de los espacios naturales más impresionantes de toda la Cordillera Cantábrica, transitando por los pueblos de Posada de Valdeón, Cordiñanes y Caín en la zona de León, para finalizar en la localidad de Poncebos, ya en la vertiente asturiana de Picos de Europa.

Además de paisajes espectaculares y singularidades botánicas y geológicas, con las que se ha ganado el apodo de: “La Garganta Divina del Cares.”, en ella se pueden ver interesantes recursos culturales e históricos como la necrópolis de Barrejo, el Chorco de los Lobos, o la Ermita de Corona, esta última ubicada en el lugar en el que se presume se coronó a Don Pelayo.

La ruta del Cares

La conocida ruta del Cares atraviesa en su recorrido uno de los espacios naturales más impresionantes de toda la Cordillera Cantábrica, transitando por los pueblos de Posada de Valdeón, Cordiñanes y Caín en la zona de León, para finalizar en la localidad de Poncebos, ya en la vertiente asturiana de Picos de Europa.

Además de paisajes espectaculares y singularidades botánicas y geológicas, con las que se ha ganado el apodo de: “La Garganta Divina del Cares.”, en ella se pueden ver interesantes recursos culturales e históricos como la necrópolis de Barrejo, el Chorco de los Lobos, o la Ermita de Corona, esta última ubicada en el lugar en el que se presume se coronó a Don Pelayo.

MAPA DE LA RUTA

COORDENADAS GPS: Caín 43.213400, -4.905240

Sendero pr  SENDERO PR-PNPE 3

Ruta del Cares

Señalizada como sendero PR-PNPE 3 por Parques Nacionales, la ruta del Cares discurre entre la localidad leonesa de Posada de Valdeón y la vecina asturiana de Poncebos. Se trata de un recorrido de tipo en línea que de realizarlo íntegramente supone 21 km de caminata. Será por ello necesario prever una cobertura adicional de transporte si se desea regresar al lugar de inicio. Indicar que la distancia por carretera entre ambas poblaciones supera los 100 km de distancia, en un trayecto que en coche tiene unas 2 horas de duración aproximadamente.

Alternativas

Por las características del itinerario y las propias del territorio por el que discurre, es posible dividir la ruta en dos tramos o etapas diferenciadas, lo que permite una mejor logística de transporte y distintas opciones que hacen más cómodo poder recorrer esta senda que discurre a lo largo del río Cares.

PR-PNPE 3 - RUTA DEL CARES - TRAMOS

ETAPA PRIMER TRAMO

Posada de Valdeón (930 m) – Caín (460 m).

Tiempo necesario: 3 horas (ida).
Desnivel: 480 m, prácticamente todos de bajada.
Recorrido: 9 km.

De Posada de Valdeón a Caín la ruta discurre alternando caminos con algún tramo de carretera entre zonas de pradería y bosque atlántico. En el trayecto hacia Caín se pasa por distintos puntos de interés como el mirador del Tombo, el Chorco de los lobos o la ermita de Corona. Es posible salvar este tramo en coche hasta Caín.

En detalle tramo 1

De Posada de Valdeón a Caín

Salimos de Posada de Valdeón en dirección norte para cruzar pueblo abajo el puente que sobre el río Cares nos permite alcanzar la orilla opuesta. Seguiremos a continuación el conocido como Camino del Bustio, que por la margen izquierda del río Cares nos lleva en dirección norte hasta las inmediaciones del mini embalse de Cordiñanes.

El camino continúa ahora bordeando el embalse por su lado izquierdo, hasta dejarlo atrás superada la presa del mismo. A partir de este punto el río se precipita ladera abajo mientras el camino que llevamos mantiene su altura. Más adelante comienza a descender frente a la localidad de Cordiñanes.

Se alcanza al poco la carretera que une Posada de Valdeón con Caín, ya rebasada la localidad de Cordiñanes. Cruzándola continuamos por un nueva traza de camino que nos lleva en unos minutos hasta mirador del Tombo, desde donde hay excelentes vistas a los macizos central y occidental de los Picos de Europa.

Desde el mirador el camino continúa su descenso hasta cruzar de nuevo la carretera, descendiendo a continuación por una fuerte pendiente frente al espolón rocoso de la Aguja María del Carmen, lugar en el que está instalada la Vía Ferrata de Valdeón. Un espectacular puente tibetano sobre la angostura del río Cares señala la entrada a esta instalación deportiva.

Dejando atrás el acceso a la vía ferrata, el camino prosigue su descenso hasta alcanzar nuevamente la carretera de Caín. El itinerario continúa ahora durante un tramo por la carretera, hasta alcanzar un nuevo camino* que por nuestra derecha abandona la carretera asfaltada hacia el río Cares.

* En este punto se puede optar por continuar por el asfalto unos minutos para realizar la visita al singular enclave del Chorco de los Lobos, una peculiar e ingeniosa trampa para cazar lobos con varios siglos de historia. Junto al Chorco hay también un punto de infromación del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Tras la visita a esta singular muestra etnográfica del Valle de Valdeón habrá que desandar un tramo de carretera hasta retomar el recorrido por el camino* dejado atrás anteriormente, que se dirije hacia el río Cares.

De nuevo en la ruta un puente nos ayuda a cruzar el río Cares para un poco más adelante vadear el arroyo Mermejo. Un pequeño puente de madera permite cruzar este arroyo en caso de crecidas. Poco después alcanzamos la ermita de Corona, ubicada en el lugar donde dicen que coronaron al rey Pelayo.

Desde Corona la ruta transita ahora por un camino cercano a las praderas, adentrándose más adelante en el bosque convirtiéndose en una senda que tras un tramo de ascenso, desciende después hasta el puente de Santiján, el cuál nos permite cruzar de nuevo el río Cares para alcanzar otra vez la carretera de Caín, la cuál ya no abandonaremos hasta llegar a la localidad.

ETAPA SEGUNDO TRAMO

Caín (460 m) – Poncebos (235 m).

Tiempo necesario: 3 horas y 30 minutos (ida).
Desnivel: 100 m de subida y unos 300 m de bajada.
Recorrido: 12 km.

Este tramo es el más visitado y angosto de la ruta, y el que le ha dado la fama de “Garganta Divina”. A partir de Caín y  como consecuencia de la canalización del río Cares a principios del siglo XX, se construyó la senda que hoy discurre encajada entre enormes farayones por un camino tallado en la roca, que atraviesa mediante túneles y puentes de vértigo la garganta del río Cares.

En detalle tramo 2

La Ruta desde Caín a Poncebos

Partimos del pueblo de Caín siguiendo el curso del río Cares, el cuál cruzaremos por el puente de los Pinteros. Al frente comienza a hacerse patente la belleza  del desfiladero, que avisa a quienes transitan por primera vez por esta ruta del sorprendente paisaje que va a tener la oportunidad de contemplar.

Apenas unos minutos más adelante se alcanza el puente de la presa que retiene el agua del Cares, estamos en el comienzo de la Garganta del Cares.

El río se encajona a partir de este punto y tras cruzar el puente sobre la presa nos adentramos en los increibles túneles, que ganados a la roca, permiten salvar un primer tramo del paisaje de salvajes verticales en el que estamos entrando.

Tras atravesar los húmedos túneles se llega a la majada de Casielles, lugar en el que se abre por nuestra derecha una enorme canal que asciende hacia las altas cumbres del Macizo Central de Picos de Europa, se trata de la Canal de Dobresengos, una de las más largas de Picos.

Continuando por la cómoda senda del Cares más adelante nos espera el puente de los Rebecos, seguramente una de las imágenes más conocida y difundida de la ruta.

Tras cruzar el puente el camino continua su tallado serpenteo hasta alcanzar el puente de Bolín, por el que cruzaremos la profunda hoz que se abre bajo su estructura. Estamos en uno de los puntos más impresionantes del recorrido, allá dónde miremos todo es ya angostura, roca y abismos, pero el camino invita a seguir avanzando.

El sendero nos lleva ahora hasta Culiembro. Una caseta destinada para los guardas de la compañía eléctrica, será un buen lugar para tomar un respiro y reponer fuerzas.

Culiembro

Culiembro será el punto de inflexión para aquellos que estén realizando una opción cómoda de ida y vuelta desde Caín.

Continuar avanzando por la ruta será sin duda una tentación dado el espectáculo paisajístico, pero conviene tener en cuenta el tiempo invertido hasta aquí y la preparación física y fuerzas que conservas, especialmente si estás realizando la ruta con los niñ@s. Caín desde Culiembro ya está a 6 Km.

Continuando hacia Poncebos

Siguiendo en dirección a Poncebos pasamos por la Portiella, limite de las provincias de León y Asturias.

La Garganta es ahora un poco más abierta que en la vertiente leonesa, aunque igual de imponente. Tras rebasar Armaduras, una zona de picachos y precipicios con el río de fondo se llega al Murallón de Amuesa. Sus paredes con más de 1000 m. de caída sobrecogen.

Una pequeña subida será el remate final de la ruta antes de iniciar el descenso hacia la localidad de Poncebos, punto final de la andadura.

¿Cómo realizar la ruta desde Valdeón?

Si dispones de dos días, la opción más recomendada y cómoda es organizar la ruta en dos etapas, pues ello permite disfrutar del recorrido sin esfuerzos excesivos ni agobios de tiempo, aprovechando al máximo el agradable paseo que es este recorrido a lo largo del río Cares. En el valle hay además una amplia variedad de alojamientos para descansar entre las etapas.

De las dos etapas propuestas el primer tramo (9 km) es el menos frecuentado, pero es el que permite una logistica de transporte más sencilla pues ambas localidades están comunicadas por carretera, permitiendo organizarse con dos vehículos para regresar a Posada de Valdeón o contratar para ello alguno de los servicios de taxis disponibles en el valle.

Por contra el segundo tramo, comprendido entre Caín y Poncebos (12 km), es el más transitado pero también el que presenta mayores problemas en la logistica de transporte, ya que para retornar a Caín desde Poncebos, o bien lo haces de nuevo por la ruta, lo que supondrá una caminata total de 24 km (para una persona acostumbrada en tiempos puede suponer unas 6h y media de caminata), o será necesario contar con un medio de transporte en Poncebos para afrontar los 100 km de carretera (unas dos horas en coche) que separan esta localidad de la de Caín.

Una opción bastante habitual es planificar con alguno de los servicios de taxis disponibles en el Valle de Valdeón el traslado a primera hora de la mañana hasta Poncebos, para iniciar desde allí el recorrido. Esta es una buena alternativa ya que permite realizar con el fresco de la mañana el tramo más expuesto al sol de la ruta, disfrutando de esa forma durante la tarde de las agradecidas zonas de umbría que permiten los túneles y estrecheces de la zona más próxima a Caín.

Otra posibilidad y quizás la más elegida por senderistas y montañeros, es la de realizar sólo una parte de la ruta desde Caín en dirección a Poncebos, hasta llegar a la canal de Culiembro, punto en el que se retorna de nuevo hacia Caín. Esta opción, prácticamente llana, es ideal para realizar en familia y con niños, pues no requiere apenas de esfuerzos y se disfruta de los tramos más bellos y angostos del desfiladero, con sus puentes y túneles en un recorrido de apenas unos 12 km entre ida y vuelta.

EL TIEMPO

Información previsión meteorológica ofrecida por Meteoblue

CONSEJOS

  • Es aconsejable llevar un buen calzado para realizar la ruta, mejor unas botas ligeras que zapatillas de deporte.
  • En verano el calor puede ser sofocante a partir de medio día y la sombra escasea a lo largo del recorrido. Importante ir provisto de abundante agua para hidratarse.
  • Dependiendo del ritmo y más si se va con niños en recorrer la ruta se puede emplear más tiempo del estimado, máxime si se va a realizar en alguna de las opciones en sentido de ida y vuelta. Contar con alimento en la mochila es necesario.

SERVICIO DE TAXIS

A la hora de planificar tus actividades en el Valle de Valdeón los servicios de Taxi del municipio te pueden facilitar mucho la organización de las mismas.

No dudes en consultarles, y si vas a contar con sus servicios házselo saber con la antelación suficiente.

PRECAUCIONES

Tramo Caín – Poncebos

  • Aunque la senda no tiene complicaciones para caminar, es necesario prestar la debida atención durante su recorrido, pues serán numerosos los cruces con otros caminantes y cualquier despiste puede ocasionar una situación de riesgo.
  • Si realizas la excursión con niñ@s o te cruzas con ellos, procura que caminen siempre por el lado más proximo a la pared. Evitar las carreras o juegos que puedan provocar una caida o distraerles del camino. La ruta carece de barandillas que puedan impedir una eventual salida de la senda.
  • La lluvia fuerte o la presencia de cabras o animales salvajes como el rebeco por encima de la senda, puede provocar el deslizamiento de alguna piedra suelta. Mantén la atención si observases esas situaciones.

RESTRICCIONES

AVISO IMPORTANTE
Por seguridad para los senderistas
NO ESTÁ PERMITIDO RECORRER EN BICICLETA EL TRAMO ENTRE CAÍN Y PONCEBOS
TERMINANTEMENTE PROHIBIDO BAÑARSE EN EL CANAL DE CONDUCCIÓN DE AGUA

EMPRESAS TURISMO ACTIVO

Si lo deseas puedes contar con servicios de guía para tus actividades de aventura. En el valle hay varias empresas especializadas en actividades como treking, senderismo, ferrata, escalada, rutas 4×4. Infórmate

OTRAS ACTIVIDADES EN VALDEÓN